viernes, 22 de julio de 2016

JULIO 2016. MISA TRIDENTINA EN ROSARIO, SANTA FE.

JULIO 2016 - MISA TRIDENTINA EN ROSARIO

Lugar: Capilla Nuestra Señora del Santo Rosario (FSSPX).
Ubicación: Pasaje Independencia 3277 (entre Crespo y Vera Mujica)
Sacerdote: P.  Carlos Herrera.
Fecha: Sábado 23 de Junio de 2016
18hs. Confesiones.
19hs. Santa Misa.
Domingo 24 de Junio de 2016
09hs. Confesiones.
11hs. Santa Misa Cantada.

lunes, 4 de julio de 2016

Monseñor Bernad Fellay, Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, anuncia una nueva Cruzada de Rosarios

 Monseñor Bernad Fellay, Superior de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, anuncia una nueva Cruzada de Rosarios


"Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará"
En las ordenaciones sacerdotales en Zaitzkofen (Alemania) el 2 de julio de 2016, el obispo Bernard Fellay, Superior General de la Sociedad de San Pío X, anunció otra Cruzada del Rosarios como una preparación espiritual para el 100º aniversario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima (mayo a octubre 1917).

Esta cruzada se llevará a cabo a partir del 15 de Agosto de 2016 al  22 de Agosto 2017.

De ello se desprende de las intenciones indicadas por la Virgen a sí misma: 
(I) Jesús quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de María
Con el fin de hacerlo, todos los fieles están invitados: 
1) para recitar el rosario diariamente, solo o en familia; 
2) para llevar a cabo la devoción de la comunión reparadora en cinco primeros sábados, y multiplicar sus sacrificios diarios en un espíritu de reparación por los ultrajes contra María; 
3) para llevar la medalla milagrosa sí mismos y difundirla a su alrededor; 
4) para consagrar sus hogares al Inmaculado Corazón de María.

Además de la propagación de esta devoción, también vamos a orar (II) para el triunfo del Corazón Inmaculado y (III) para el Papa y todos los obispos del mundo católico a consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María.

Y como una intención especial vamos a añadir (IV) la protección de la Virgen María por la Sociedad de San Pío X y todos sus miembros, además de todas las comunidades religiosas de la tradición.

El objetivo fijado por el obispo Bernard Fellay es un ramo de 12 millones de Rosarios y 50 millones de sacrificios por Nuestra Señora de Fátima.

(Fuente: FSSPX-MG DICI 4 de julio de, 2016)

viernes, 3 de junio de 2016

JUNIO 2016 - MISA TRIDENTINA EN ROSARIO, SANTA FE

JUNIO 2016

MISA TRIDENTINA EN ROSARIO (S.F.)

 

JUNIO 2016 - MISA TRIDENTINA EN ROSARIO

Lugar: Capilla Nuestra Señora del Santo Rosario (FSSPX).
Ubicación: Pasaje Independencia 3277 (entre Crespo y Vera Mujica)
Sacerdote: P. Albisú.
Fecha: Sábado 25 de Junio de 2016
18hs. Confesiones.
19hs. Santa Misa.
Domingo 26 de Junio de 2016
09hs. Confesiones.
11hs. Santa Misa Cantada.

sábado, 18 de julio de 2015

CRUZADA DE ORACIÓN, PENITENCIA Y REPARACIÓN. OREMOS POR FRANCISCO

CRUZADA DE ORACIÓN, PENITENCIA Y REPARACIÓN. OREMOS POR FRANCISCO 

 

CRUZADA DE ORACIÓN, PENITENCIA Y REPARACIÓN.
TODOS LOS ÚLTIMOS DOMINGOS DE MES.
Desde el 26 de julio al 25 de octubre de 2015.
La consigna para todo CATÓLICO que quiera defender los derechos de Dios y de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, frente a las blasfemias y otros actos desagradables de este pontificado, consistirá en REZAR el Santo Rosario con intención reparadora a los Sagrados e Inmaculados Corazones de Jesús y María, pidiendo por la conversión de Francisco a la verdadera Fe Católica, que abjure de los errores modernistas, que vuelva al rito tridentino, que provea al bien común de la Iglesia, y para que sea librado de las manos del Enemigo.
Durante el último domingo se deberá USAR un listón negro en señal de penitencia, ABSTENERSE de música, paseos y diversiones. CONFESARSE Y COMULGAR.
¡ DIOS NUNCA MUERE !
¡¡¡ VIVA CRISTO REY !!!

viernes, 19 de diciembre de 2014

Las peores "Biblias" en español.

Las peores Biblias en español.


Ya que nos han preguntado constantemente, ofrecemos u elenco de las peores traducciones en castellano de la Biblia, con una breve anotación. El criterio de que ‘Las Biblias después de 1960 son malas’ es un absurdo ya que han salido buenas traducciones con excelentes comentarios posterior a este año. La mayoría de estas Biblias son de tinte modernista, progresista y desvirtúan la divinidad de los libros sagrados.
Biblia Latioamérica, Latinoamericana o Biblia pastoral. Una traducción marxistas con comentarios a favor de la teología de la liberación.
Biblia de América, un esfuerzo por contrarrestar a la Biblia Latinoamérica. Es modernista.
Biblia del Pueblo de Dios, edición argentina muy popular pero con una traducción pésima y tendenciosa.
Biblia versión Popular Dios Habla Hoy. De origen protestante, sin notas católicas.
Biblia en Lenguaje actual. Igualmente, una traducción protestante.

Biblia católica para jóvenes. Texto de la Biblia de América. Reflexiones sentimentalistas, sin doctrina, ecuménicas y ambiguas.
Biblia católica para la Familia. Texto de la Biblia de Levoratti (Biblia del Pueblo de Dios) Reflexiones e introducciones contrarias a la tradición y a la interpretación clásica de las Escrituras.
Nueva Biblia de Jerusalén. Texto totalmente diferente al de la antigua edición. Cuestiona los dogmas y la historicidad del texto Sagrado.
Biblia del Nuevo Milenio Ecuménica. Pone en duda la historicidad de la Biblia y sus notas son cuestionables y ambiguas.
Biblia Ecuménica. En colaboración con protestantes. No tiene notas dogmáticas, la traducción y comentarios esta hecha en base a compromisos doctrinales con los herejes.

Tomado del blog La Sagrada Biblia, 27-Nov-2014.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El viernes 12 de diciembre de 2014 finalizó la Vª Cabalgata por la Hispanidad

El viernes 12 de diciembre de 2014 finalizó la Vª Cabalgata por la Hispanidad



Argentina. San Miguel de Tucumán, 12 diciembre 2014, festividad de Ntra. Sra. de Guadalupe, Emperatriz de América. (Corresponsal). En la localidad de Vipos de la provincia argentina de Tucumán, ha finalizado de buena y digna manera la V Cabalgata por la Hispanidad, ocurrida los días 22, 23 y 24 de noviembre de 2014.

Durante el señalado suceso se destaca: la recepción de los cabalgantes (peregrinantes) precedidos en formación por la cruz procesional, los estandartes de la Hispanidad y de la cabalgata y la imagen de Nuestra Señora a caballo; la consagración al Inmaculado Corazón de María bajo la fórmula de San Juan Eúdes, y la Misa en honor a Nuestra Señora del Pilar, Patrona de la Hispanidad (decretada para toda España por Clemente XII, elevada su categoría litúrgica por Pío VII; Pío XII otorgó a todas las naciones hispanoamericanas la posibilidad de celebrar la misma Misa).

Durante los tres días de peregrinaje se ha buscado cultivar el espíritu evangelizador de nuestros padres fundacionales, el amor y la entrega a la causa del Inmaculado Corazón de María y la convicción por fe y razones del Reinado de Nuestro Señor Jesucristo.

Los 25 cabalgantes que han participado de esta oportunidad han vivido jornadas de real camaradería, cimentada en la unidad de fe y en el espíritu del caballero cristiano dispuesto al sacrificio y a la entrega total de sí para el logro de tan ardua empresa, no exenta de dificultades y obstáculos.

La contemplación de los magníficos paisajes, los fogones folclóricos, la misa y el santo rosario a diario, la cercanía de los sacramentos, la formación doctrinal dispensada por don Juan Antonio Vergara del Carril sobre el Reinado de Nuestro Señor Jesucristo y los debates en torno a ello, la fe viva y la santa devoción de los habitantes de las localidades recorridas junto a la mencionada camaradería, son los elementos que más se destacan de esta magnífica acción.

Se agradecen las oraciones, el apoyo y el ánimo recibido por todas aquellas instituciones y particulares que lo han hecho llegar por diversos medios.

Un profundo y sincero agradecimiento a Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre. Dios quiera que esta empresa se afiance en nuestros corazones y se establezca en justa tradición.


Fuente: Agencia FARO.

Evangelio del día – Ordo Liturgico Tradicional – 14 de Diciembre de 2014

Evangelio del día

– Ordo Liturgico Tradicional –

14 de Diciembre de 2014

BIBLIA


sábado, 13 de diciembre de 2014

El Verdadero Tercer Secreto de Fátima Revelado

El Verdadero Tercer Secreto de Fátima Revelado



 


 El verdadero Tercer Secreto habla de la Crisis de la Fe y de la Apostasía del Clero desencadenada globalmente luego del Concilio Vaticano II, y del Gran Castigo que Dios infrigirá si no se acatan las directivas del Cielo.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Francisco en Estambul visitando a cismáticos e idólatras

Francisco en Estambul visitando a
cismáticos e idólatras


Papa Francisco - Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia Universal, Primado de Italia, Arzobispo Metropolitano de la Provincia Romana, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, Siervo de los Siervos de Dios, y por otro lado, LÍDER SUPREMO DE LA IGLESIA CONCILIAR DE ROMA NACIDA TRAS EL CONCILIO VATICANO II, DE TENDENCIA NEOMORDERNISTAS Y NEOPROTESTANTE.


En su gira por Turquía, Jorge M. Bergoglio, no se priva de visitar a cismáticos e idólatras.


De Zenit:
Estambul, 29 de noviembre de 2014. Lleno de gratitud y esperando ansiosamente“, [el Papa] concluyó [su discurso] deseando a Bartolomé y a la Iglesia de Constantinopla sus mejores deseos, “fraternos”, para la fiesta del santo patrón  que se celebrará mañana. Tras ello le preguntó -inexperadamente- por un favor: “Bendígame  a mí y a la Iglesia de Roma”, e inclinó su cabeza esperando que el “hermano” pusiera sus manos sobre él. Y Bartolomé, sin dudarlo, le dio un cariñoso beso en la cabeza. 
El propio Patriarca se quedó sorprendido y “vacilaba” y de hecho no dio ninguna bendición antes de besar al Papa.

Es decir, Bergoglio, le solicita al patriarca cismático usurpador de una de la cátedras orientales, que lo bendiga a él y a la Iglesia Conciliar de Roma. 


Y TAMBIÉN...

Del vaticanista de Le Figaro‘s, Jean-Marie Guénois:
En su segundo día de su visita a Turquía el papa Francisco ha ido mucho más lejos que su predecesor Benedicto XVI, rezando abiertamente en la mezquita azul junto al Gran Mufti. El Papa Francisco ha rezado explícitamente, el sábado por la mañana, en la mezquita azul de Estambul al lado del gran Mufti. Es la primera vez que ocurre tal cosa.
Esta parada en la mezquita, donde no se esperaba ninguna alocución, debe ser uno de los momentos fuertes de su visita de tres días a Turquía. Y lo ha sido tanto que permanecerá como un fuerte gesto de Francisco. Porque él se ha atrevido a hacer allí lo que ninguno de sus predecesores había hecho nunca: orar abiertamente en una mezquita codo a codo con un dignatario musulmán.




Es decir, Bergoglio, realiza una oración y profunda adoración, a no se sabe que entidad, en el lugar donde los idólatras musulmanes adoran al Demonio.


Conmemoración del 109º aniversario del natalicio de Mons. Marcel Lefebvre

Conmemoración del 109º aniversario del natalicio de Mons. Marcel Lefebvre

Marcel Lafebvre nació en Tourcoing, una ciudad francesa cercana a la frontera belga, el 29 de noviembre de 1905. Hijo de un matrimonio piadoso formado por un fabricante textil llamado René Lefebvre y su mujer Gabrielle, Marcel es el tercero de ocho hermanos, cinco de los cuales entraron en religión.

Con motivo del 109º aniversario de su natalicio, compartimos la siguiente oración de uso privado.




sábado, 29 de noviembre de 2014

Sierva de Dios, Isabel "la Católica", Reina de Castilla y España. Positio canónica.

Sierva de Dios, Isabel "la Católica", Reina de Castilla y España. 
Positio canónica.


Gracias al Blog de StatVeritas, ponemos al alcance de nuestros lectores un resumen de todos los documentos que se estudiaron de la Sierva de Dios para el proceso de su canonización, el documento se tituta Positio canonica de Isabel la Católica


POSITIO CANÓNICA SOBRE ISABEL LA CATÓLICA


 Isabel la Católica estuvo a punto de ser beatificada; diversas razones hicieron suspender dicho acto.


A continuación publicamos un artículo aparecido en la Revista Verbo, Nº 316-317 Año XXXIII, Septiembre-Octubre 1991, titulado "Reconquista de la Historia: Santa Isabel la Católica", escrito por Jean Dumont.

Una violenta campaña [1] judía y pro-judía ha logrado de Roma la «suspensión» del proceso de beatificación de Isabel la Católica. Suspensión anunciada por el cardenal Felici, Prefecto de la Con­gregación romana para la causa de los santos, el día 28 de marzo de 1991 y, que inmediatamente, ha motivado las felicitaciones (dirigidas el mismo día o el siguiente) de la célebre organización mundial del lobby judío, la Anti-Diffamation League of B'nai Brith. Felicitaciones que fueron recibidas en Roma a partir del día 2 de abril e iban dirigidas a monseñor Cassidy, presidente del Con­sejo para el ecumenismo, enviadas, por consiguiente, por gentes bien al tanto de lo que se tramaba.

Roma se niega a sí misma

El ecumenismo a toda costa, por tanto, realiza un nuevo, sig­nificativo e importante destrozo. Y dando la razón a inquietudes premonitorias expresadas sobre esta cuestión. Porque, se quiera o no, la Anti-Diffamation judía acaba de conseguir, así, la difama­ción de una de las más santas figuras de la cristiandad. La más santa figura de finales del siglo XV, de ese recodo esencial como principio del mundo moderno y prefacio de la Reforma, de esa rotura que sólo Isabel fue capaz de prevenir. Difamación conse­guida en un acto de puro arbitró: la suspensión de un proceso de beatificación regular presentado por el obispo de la diócesis donde murió Isabel, Medina del Campo: el obispo de la cercana Valladolid. Proceso apoyado por gran cantidad de obispos y de cardenales, especialmente de América del Sur: los prestigiosos cardenales, López Trujillo, Aponte Martínez, Castillo Lara. In­cluso de Estados Unidos, como el cardenal Law, de Boston.

Un proceso de beatificación comenzado, de hecho, por inicia­tiva de Roma, desde el siglo XV, como veremos. Roma no sola­mente rechaza hoy bruscamente las peticiones del pueblo cristia­no, tanto del nuevo como del viejo continente, hechas suyas por tantos prelados eminentes, sino que se niega a sí misma.

La difamación se harta. Para empezar, ciertos ignorantes de Le Monde se apresuran a presentar a la reina Isabel de Castilla como «apodada la católica» (número del 28 de marzo de 1991). Estas lumbreras de nuestros medios de comunicación deben creer que el título «la católica» no es más que un apodo como cualquier otro; y, así, Isabel sería «la católica» de la forma que Pipino era «el breve» y Luis «el grande».

Como es necesario que estos santones aprendan algún día algo, enseñémosles que este título de «la católica» no es un apodo, sino un título de la Iglesia. De hecho oficialmente concedido, en una especie de beatificación algo más que política y excepcional, por iniciativa de Roma. Roma, tomada en su sentido más amplio, representando concretamente a toda la Iglesia, ya que la decisión de la concesión de este título (bula Si convenit) fue común del Papa y del Sacro Colegio reunido en consistorio el 2 de diciem­bre de 1496. Los informantes fueron el cardenal Carafa de Ná­poles, el cardenal de Costa de Lisboa y el cardenal Piccolomini de Siena, ninguno de ellos español. Y, el último de ellos, bien pronto Papa, Pío III, en 1503.

Literalmente: negativa a sentenciar

Hasta hoy, el mismo Le Monde no ha revelado entre los prela­dos promotores de la «suspensión» del proceso de beatificación re­ligiosa de «la católica» por título de la Iglesia, más que al carde­nal Lustiger, que no ha cesado de referirse él mismo a su naci­miento judío. «Monseñor Lustiger ha intervenido ante el arzo­bispo de Madrid. Parece que sin éxito» (Le Monde, 7 de diciem­bre de 1990). La primera causa de esta insólita intervención de monseñor Lustiger lejos de su sede, en los asuntos de otra igle­sia y de otro pueblo, es en él, ciertamente, una conjunción: la de su conmovedora pasión, la más importante, por sus orígenes, y la de la deficiencia de su información histórica, que le han hecho tomar el bello rostro y el alma hermosa de Isabel por sedes de abominaciones, golpeando, por maldad, al judaísmo. Vamos a mos­trarlo.

Habríamos preferido mayor reserva en el arzobispo de París respecto a lo que puede poner en tela de juicio el honor de gran­des figuras de la Cristiandad a la que se ha unido. Y que le ha confiado el cargo de representarla en un puesto eminente. Al creer en la indignidad de Isabel le correspondía presentar sus argumen­tos ante los jueces del proceso de beatificación, y no reclamar el archivo de la causa por un acto de puro arbitrio por el que se fe­licitan los B'nai Brith. Y, que en beneficio de su judaísmo polémi­co, golpea a la Cristiandad, literalmente, con una negativa a sentenciar.

Y es que, de hecho, se temía al proceso de beatificación. Ha­bría mostrado la nadería de las sospechas de indignidad respecto de Isabel, y que ahora la difamación puede difundir libremente. Una difamación, en efecto, directamente favorecida por la «sus­pensión» oscura que deja suponer que las imputaciones calumnio­sas difundidas por los medios de comunicación y los grupos de presión anti-isabelinos y contrarios a la Cristiandad dominantes, estaban bien fundadas.

Hagamos el proceso que se ha prohibido


Puesto que a la fuerza se ha ocultado la verdad, hagamos no­sotros mismos surgir lo esencial.

Primera acusación: Isabel «fue responsable de la persecución de miles de judíos y musulmanes» (Le Monde, 30 de marzo de 1991). Formulación ridícula, puesto que los judíos y musulmanes en la España de Isabel no eran «miles», sino cientos de miles. Y afirmación absolutamente falsa, ya que Isabel jamás «persiguió» a los judíos ni a los musulmanes.

Es bien sabido, respecto a estos últimos, que los dos hombres a los que confió el poder en la Granada musulmana que recon­quistó en 1492, el conde de Tendilla y el arzobispo de Talavera, fueron insignes protectores de sus administrados. La conversión al cristianismo, en especial bajo su autoridad, no se consiguió más que por la predicación a base de estima y afecto. Jiménez de Cisneros, a continuación, añade los regalos, Al fin, Isabel deja pla­near la amenaza de expulsión de los no conversos (antiguos ocu­pantes, recordémoslo, peligrosos por sus complicidades con los berberiscos islámicos). La «persecución» se limita a esta amenaza tardía y verbal de una medida de seguridad con los no conversos sublevados. E Isabel rescata, para darles la libertad, a todos los esclavos moros hechos durante la conquista. El auto de fe de los libros árabes es una leyenda sin ninguna base documental.

¿Descanonizar a San Luis?

Isabel tampoco persiguió a los judíos. Se rodeaba de ellos, como sus principales financieros, Abranel y Abraham Seneor. Y, en tanto estuvieron en Castilla, los «persiguió» mucho menos que en Francia nuestro San Luis, al que, entonces, habría que descano­nizar (por el camino que vamos, pronto llegaremos a ello).

Porque San Luis rechazaba todo concurso al tesoro real de los financieros judíos. Más aún, decretó que todo judío que se dedicara a la usura debería ser expulsado del reino. No podían per­manecer en Francia más que los judíos que vivieran de un trabajo manual, lo que no suponía mucha gente. En Castilla, por el con­trario, los judíos regentaban los préstamos y los mercados, «por doquier se olía un maravedí» (T. de Azcona). Y San Luis hizo lo que ni siquiera Isabel imaginó: la confiscación de ejemplares del Talmud y de otros libros judíos, porque eran anticristianos. Estos ejemplares se quemaron en 1239 y los rescatados en 1254. En el resto, San Luis protegía a los judíos, asegurándoles una justicia equitativa. Como Isabel, de la que se conocen numerosas inter­venciones personales en tal sentido [2].

Una medida prudente

Segunda acusación: Isabel es «culpable de haber expulsado ciento cincuenta mil judíos de España» (Le Monde, 4 de abril de 1991). El hecho de la expulsión es exacta, pero Isabel no tomó tal decisión más que después de veinte años de reinado, en 1492. Y fue la última de los grandes monarcas europeos en hacerlo. Los judíos habían sido expulsados de Inglaterra en 1290, de Alema­nia a partir de 1348-1375, de Francia desde 1306 y después de 1394 en tiempos de nuestro gran teólogo Gerson, lo que había producido una gran afluencia a España a la larga insostenible. El famoso «umbral de tolerancia», según la fórmula del presidente Mitterrand, había sido ampliamente superado, tal como lo mues­tran las sangrientas revueltas antijudías del pueblo castellano, pre­cisamente a partir de finales del siglo XIV, mientras que dicho pueblo, como sus monarquías, habían sido de una tolerancia ejemplar respecto a los judíos durante la Edad Media, como es bien sabido.

Además, como es natural, esta masa judía que permanecía ju­daica, ejercía una influencia perniciosa en la ortodoxia y la leal­tad castellana de los muy numerosos judíos convertidos al cris­tianismo, la mayoría de las veces voluntariamente. Tendían a apoderarse cada vez más de cargos públicos y celebraban osten­siblemente ceremonias judaizantes, como lo denunciaban los me­jores de entre ellos [3]. Conversos a los que el pueblo castellano de ahí en adelante atacaba, también, en otras sangrientas revueltas.

La expulsión, por tanto, se convirtió en una medida de pru­dencia, a la vez religiosa y temporal, necesaria para evitar mayores males, donde el menor no era el baño de sangre que amenazaba sin cesar. Se trató de una medida que, mucho antes, se había to­mado por el resto de las grandes monarquías de Europa, y con razones menos imperiosas. Por consiguiente, tal medida no puede oponerse a una beatificación que se funda exclusivamente en las virtudes cristianas heroicas de la persona en cuestión. Y que cuando reina es titular del poder temporal y a la que corresponde en conciencia garantizar el bien común: el de su pueblo, el de los conversos e, incluso, el de los judíos, convertidos en indeseables.

Beatificación laica

Respecto a este tema, por lo demás, el más grande historia­dor de nuestro tiempo, al que no se puede tachar de antisemitis­mo, Fernand Braudel, resulta inapelable. Helo aquí, enérgico, como conviene para alzarse contra el actual conformismo pro ju­dío: «Me niego a considerar a España como culpable de la muerte de Israel. ¿Cuál sería la civilización que, en el pasado, una sola vez, hubiera preferido los otros a sí misma? No más Israel, no más el Islam que los otros. (...) A propósito de la España del siglo XVI [y del XV], hablar de «país totalitario», incluso de racis­mo, no es razonable. ... La Península, para volver a ser Europa, se negó a ser África, u Oriente, según un proceso que se asemeja, en cierto modo, a los procesos actuales de descolonización... En esta perspectiva de conflictos de civilizaciones, el alegato ardiente y seductor de [el historiador judío] León Poliakov me deja in­satisfecho. No ha visto más que uno de los dos espejos del drama, los agravios de Israel, no los de las Españas que no son ilusorios, falaces y demoníacos»[4]. Lo que confirma el gran historia­dor de origen judeo-cristiano, Américo Castro, profesor de Prince­ton, al escribir del poder, especialmente municipal, usurpado por los conversos, con la ayuda de los judíos, que era «abusivo y anar­quizante»[5].

De este modo, en defecto de la Roma de hoy, la historia laica, en su más alto nivel, ya ha beatificado a Isabel la Católica. Por el mismo motivo que le imputan como crimen los B'nai Brith y nuestro monseñor Lustiger. Es cierto que este último no duda en escribir de los conversos, en realidad ricos, poderosos y domi­nadores, que sufrieron los «bautismos forzosos», fueron «obligados a la conversión»[6], lo que es absolutamente falso respecto a la inmensa mayoría de ellos, y totalmente bajo el reinado de Isa­bel. La mejor prueba consiste en que, precisamente, fue preciso expulsar a la masa de los judíos, que libremente no se convirtie­ron. Como lo han destacado Américo Castro, López Martínez y Pacios López, las conversiones fueron, sobre todo, producto de los numerosos matrimonios mixtos incluso entre la alta nobleza, de predicaciones y de «disputas» que, como la de Tortosa, condu­jeron a adhesiones extensas al cristianismo. Testimonios judíos de la época reconocen que las conversiones resultantes de unos y otras fueron voluntarias.

En el mismo libro, en el que no son extraños errores de este tipo, monseñor Lustiger, señala respecto al antisemitismo cristia­no: «No tengo competencia histórica». Se le cree, entonces, más fácilmente. Lo que, por lo demás, no es mucho, respecto a su ver­dadera función, la de gran pastor de almas. No de comentarista histórico inseguro.

Tercera acusación: Isabel fue la reina de una inquisición. Sin embargo, ésta fue creada por una bula pontificia. Y fue el Papa, también, quien, en contra de lo que ha dicho Le Monde (artículo de Henri Tinck, de 7 de diciembre de 1990), nombró inquisidor y luego inquisidor general al famoso Torquemada.

Volvemos a encontrarnos con San Luis, al que habría decididamente que descanonizar si Isabel, por esa razón, es indigna de ser beatificada, porque San Luis fue el rey de la primera Inquisición, de la que la española no hizo más que tomar, grosso modo, la estructura y los procedimientos. Las fechas están ahí: 1226, consagración de San Luis; 1233, primeros inquisidores nombrados en Francia por el Papa; 1270, muerte de San Luis. Y la acción de los inquisido­res se desarrollaba en Francia, como más tarde en España, bajo la protección de los oficiales reales, especialmente del senescal real de Carcasona. Por lo demás, además de San Luis, tiene sus pro­pios santos: San Pedro de Verona y en España, incluso, San Rai­mundo de Peñafort y San Pedro de Arbués. Incluso Santo To­ribio.

¿Hizo Isabel de su Inquisición una manía personal de opre­sión, especialmente contra los conversos? En absoluto. En primer lugar, la Inquisición se confió a religiosos de origen judío conver­so: el mismo Torquemada y su sucesor Diego Deza. Además, des­de que le fue posible, a mitad de los años 1490, proclamó una amnistía inquisitorial general remitiendo todas las condenas que se estaban cumpliendo. Y el objetivo que dio a su Inquisición fue el de la plena confirmación cristiana de los conversos, para poner fin al baño de sangre de los progroms que también les alcanzaban.

Inquisición al revés


Objetivo alcanzado, porque se detuvieron total y definitiva­mente los progroms; y por la brillante confluencia del genio judío y de la Reforma católica personificada por esos nombres prestigio­sos, todos de origen converso: el ilustre teólogo Francisco de Vi­toria, San Juan de Avila, Diego Laínez (primer sucesor de Igna­cio de Loyola al frente de la Compañía de Jesús), el gran poeta espiritual Fray Luis de León, Santa Teresa de Avila (cumbre de la mística), Arias Montano (cumbre de la ciencia bíblica), José de Acosta (cumbre de la misionología). Toda una constelación nacida del alma lúcida y santa de Isabel.

Todas estas estrellas resplandecientes del genio judío católico se habían preservado maravillosamente de la involución judaizante que la Inquisición de Isabel (y del Papa) había recibido la misión de combatir; de conformidad con uno de los cánones del concilio de occidente celebrado en Elvira (Granada) hacia el año 300, pre­cisamente en España, que exigía a los cristianos el rechazo de las «bendiciones judías» bajo pena de excomunión.

Por consiguiente, descalificar hoy a Isabel, inspiradora de esas estrellas judío-católicas, es descalificarlas por su no judaísmo y abrir la puerta, por la amenaza de una Inquisición al revés, al catolicismo judaizante que monseñor Lustiger reivindica con fuer­za, casi con violencia, en su libre* ya mencionado. Ahí está, proba­blemente, la segunda causa, el fondo totalmente religioso, de la intervención del arzobispo de París en el asunto que tratamos.

Los indios

Cuarta acusación: la imputación esta vez es del no historiador monseñor Lustiger. Otro error de su libró en esta frase: «Religiosos pelearon contra los príncipes españoles, a veces hasta la muerte, por defender a los indios» [1]. Todos los historiadores especialistas no españoles, desde Pierre Chaunu a Marcel Bataillon, a Lewis Hanke, no han cesado de destacar esta gran evidencia: la preocupación constante mostrada por la monarquía española para a defensa de los indios. Y si la imputación apunta también al «príncipe español» Isabel, entonces, el error es mayúsculo.

Como bien lo saben los cardenales suramericanos partidarios de la beatificación de la reina de Castilla, la dilección totalmente cristiana respecto a los indios es, en primer lugar, la de Isabel. Una dilección de una pureza turbadora que legará a sus descendientes. En las primeras instrucciones que da a Cristóbal Colón en 1493, se lee: «Los indias deben ser tratados bien y amorosamente, sin que se les cause el menor perjuicio. De tal forma que se establezca con ellos mucha conversación y familiaridad».

Además, «bajo pena de muerte», Isabel exige la devolución a las Antillas, y libres, de los indios enviados por Colón a España para ser vendidos como esclavos. Además, destituye a Colón a pesar de los poderes que inicialmente se le habían garantizado. Estipula que los indios realizarán su trabajo «como personas libres que son y no como esclavos». En fin, redacta su testamento en el que pide a su marido, el rey Fernando, y a su hija, Juana, ya madre del futuro Carlos V, «que no se permita que los indígenas... sufran el menor agravio en sus personas y en sus bienes. Sino que, al contrario, se ordene que sean tratados con justicia y humanidad y se reparen las injusticias que pudieran haber padecido».

Es en estas exigencias del «príncipe español» en las que se inspirarán explícitamente los religiosos, grandes protectores de los indios, Las Casas como Vasco de Quiroga; y no al contrario. El alma lúcida y santa de Isabel ha cristianizado, aún, decisivamente uno de los grandes momentos de la historia.

Isabel salvó a la Iglesia

Isabel hizo aún más, si eso es posible. Pero de esto, curiosa­mente, nadie habla. Sobre todo en Roma y en el arzobispado de París. Ya que Isabel, por su acción personal, ha salvado nada menos que la Iglesia católica. ¿Qué hubiera sido de esta Iglesia católica si no hubiera habido en el siglo XVI la roca de la Iglesia española? La roca, por ejemplo, de los jesuitas que detendrán y harán retroceder la Reforma en toda Europa, dominándola por la fidelidad, la energía y la inteligencia. Tan sólo un hecho: cuando la monarquía francesa, en 1561, en el Coloquio de Poissy, quiere oponer una defensa católica a la retórica hugonote, no encuentra nadie al norte de los Pirineos para replicar al calvinista Théodore de Bèze. Tiene que recurrir para ello al jesuita Diego Laínez, hijo converso de Isabel la Católica.

Afortunadamente, España está llena de otros Laínez, como Maldonado y Mariana, que asumirán la enseñanza de la teología en París. Con gran admiración de nuestro Montaigne.

Esta roca de la Iglesia católica de España, esta plenitud de talentos y de voluntades, fue Isabel quien las levantó y alimentó. Con la primera Reforma católica que precedió en casi un siglo a la del Concilio de Trento y en medio siglo la aparición de la Reforma protestante. Esta primera Reforma fue Isabel, seglar, mu­jer y reina, quien la hizo. Dejando de lado a la Roma impotente, que hoy le devuelve el favor. Con la dirección de la Reforma reli­giosa que creó cerca de ella, confiada principalmente al obispo Martín Ponce de León en 1493. Y, para lo cual, exigió y recibió de Roma plenos poderes, incluyendo religiosos [2].

Jiménez de Cisneros, al que eligió como confesar, realizó con éxito la reforma de su inmensa diócesis de Toledo y de la gran orden franciscana, a partir de 1498. Por la promoción de los estudios del clero, objetivo primordial de la fundación, poco des­pués de la Universidad de Alcalá de Henares, centro de la cultura renaciente. Por la brillante renovación bíblica, al que se le debe la iniciativa histórica, incluso antes de la Reforma protestante. La orden benedictina fue reformada por García de Cisneros, abad de Montserrat; la orden dominicana por Pascual de Ampudia, futuro obispo de Burgos; la orden de los agustinos por su vicario general Juan de Sevilla, etc. Hasta el punto que un alemán, compatriota de Lutero, que visitaba España a finales del siglo XV, el doctor Hieronymus Münzer, otorgó a Fernando el Católico, marido de Isabel, el título de «nuevo Carlomagno», por .la profundidad de su acción reformadora en la Iglesia.

De esta Reforma católica de España, en menos de un siglo, surgen nada menos que la obra maestra de la caridad con San Juan de Dios y sus hermanos; la obra maestra del apostolado con Ignacio de Loyola y sus jesuitas; las obras maestras de la contem­plación y la mística con Santa Teresa y San Juan de la Cruz y sus carmelitas.

La Juana de Arco española


De todo esto, menospreciado por Roma, son los B'nai Brith los que, hoy, se han constituido en jueces represores. En una es­pecie de nuevo proceso de brujería condenando a la Juana de Arco española, como nuestra Juana lo fue por otros hombres de Igle­sia. Isabel, como Juana, desde entonces, herética y relapsa. Por­que Isabel, como Juana, fue capaz de buena y santa guerra por la reconquista de su nación.

Al final de este breve proceso de rehabilitación, invoquemos a Santa Isabel la Católica. A la que canonizamos de corazón, tam­bién como laicos, ya que en Roma nadie se atreve a hacerlo. No afirmamos con ello, por otra parte, nada original, ya que sus con­temporáneos la canonizaron explícitamente. «La santa reina cató­lica doña Isabel», escribió de ella, por ejemplo, su propio médico, doctor Toledo, que sabía a que atenerse.

Modelo, por tanto, como Juana, no superado, de laico católico. De virtudes cristianas heroicas en todo, de espíritu, de corazón y de alma. Pues como joven, mujer, madre, reina, Isabel fue, sin fallas, ejemplar. Modelo absoluto de esa Cristiandad que, también, constituye nuestros orígenes y de la que nadie nos obligará a prescindir.

Cumbre de la ascensión espiritual

Entonces, para vencer nuestra tristeza ante el insulto que se ha hecho a Isabel, sigámosla en los meses de su última y dolorosísima enfermedad, durante la cual no dejó de cumplir sus obli­gaciones de soberana. Estaba en plena madurez, pues no tenía más que cincuenta y tres años.

«La prueba depuró su carácter y su virtud –escribe su gran biógrafo Azcona–, lanzándola, más que nunca en su vida, hacia las cumbres de la ascensión espiritual... Asimiló y practicó toda la doctrina evangélica del desprendimiento, de la abnegación y del sacrificio hasta el Calvario, iluminada por la fuerza de la fe: "En la fe –escribía–, estoy preparada para la muerte, que recibiré como un don muy especial y excelente del Señor"... Desde lo alto de las montañas de Granada abrazaba con su mirada todos sus reinos, esforzándose en encontrar la pureza del culto, la pureza del respeto hada la Eucaristía y la extirpación de todos los vicios. De la ciudad mora salen hacia todos los lugares de sus Estados peticiones angustiosas de oración y de sacrificio hacia la Cristian­dad... El alma de Isabel vibra intensamente, viviendo en lo más íntimo la realidad sin miramientos de su catolicidad... Su testa­mento, de una grandeza sobrehumana, invoca a Dios y a los san­tos, hace profesión de fe, recomienda su alma, constituyendo una obra literaria y técnica (de gobierno) de una perfección maravillo­sa. Que permanecerá para siempre, infletrie, en la historia re­ligiosa, política y jurídica de todos los tiempos» [3].

Condenados al silencio, amordazados, los promotores de su beatificación lo habían dicho magníficamente: Isabel es «un mo­delo para las adolescentes, las mujeres, las madres y los jefes de gobierno». Es decir, para todos aquellos y todas aquellas que en la actual depravación, necesitan al máximo este modelo católico que se nos ha ofrecido para «iluminación del alma» [4]. Este mo­delo, ocasión, pues, de la más pertinente beatificación, que se han esforzado en apagar. No nos queda más que, con una invencible esperanza en Roma, esperar a la rectificación.

 

jueves, 27 de noviembre de 2014

Al servicio de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana


21 de noviembre 1974 , hace 40 años , el arzobispo Marcel Lefebvre fue esta declaración que se convirtió en el credo de la Sociedad de San Pío X :

Nos adherimos de todo corazón, con toda nuestra alma a la Roma Católica, guardiana de la fe católica y a las tradiciones necesarias para mantener esta fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad. Al contrario, nosotros rechazamos  seguir a la Roma de tendencia neo-modernista y neo-protestante que se manifiesta claramente en el concilio Vaticano II y después del concilio en todas las reformas que de él provienen (…) Ninguna autoridad, incluso la más elevada en la jerarquía, nos puede obligar a abandonar o a disminuir nuestra fe católica claramente expresada y profesada por el magisterio de la Iglesia durante diecinueve siglos. Si sucediera, dice san Pablo, que nosotros mismos o un Ángel venido del cielo les enseña otra cosa que lo que os he enseñado, sea anatema

Y el fundador de Ecône añadió : "La única actitud de fidelidad a la Iglesia y a la doctrina católica , para nuestra salvación, es la negativa de aceptación de la Reforma. Es por ello que sin ninguna rebelión , ninguna amargura , ni resentimientos continuamos nuestro trabajo de formación sacerdotal bajo el magisterio de la estrella siempre seguros de que podemos hacer un mayor servicio a la Santa Iglesia Católica , el Sumo Pontífice y las generaciones futuras . »

El 21 de noviembre de 2014, 40 años después, el Superior General escribió a amigos y benefactores de la Sociedad de San Pío X : " Si por un lado la visión de la Iglesia desfigurado nos entristece profundamente , por el otro, todos cantamos día el Magníficat por las maravillas que el Todopoderoso todavía permite que nos demos cuenta . " Y mencionar : el 200 seminaristas , pre -seminaristas cuarentena en seis seminarios en cuatro continentes . " En los Estados Unidos, su creciente número nos obliga a construir una nueva , Virginia ... Añadir a este edificio muchas iglesias , en todo el mundo , lo que refleja el dinamismo de la fe . Sí, en efecto , la fe puede mover montañas ! »

Este es el servicio con la ayuda del trabajo del arzobispo Lefebvre de Dios intenta rendir fielmente " la Santa Iglesia Católica , el Sumo Pontífice y de las generaciones futuras. "

martes, 25 de noviembre de 2014

Carta a los Amigos y Bienhechores n° 83

Carta a los Amigos y Bienhechores n° 83

Resumen: Mientras el estado de la Iglesia continúa deteriorándose, Mons. Fellay recuerda la visión casi profética que el futuro Benedicto XVI tenía del futuro de la Iglesia, hace ya 17 años.
En medio de este desastre, la Fraternidad continúa desarrollándose y trabajando por la santificación de las almas, prestando atención especial a la familia cristiana, a los colegios católicos, a los ejercicios espirituales de San Ignacio y por sobre todo a la formación y santificación de los sacerdotes. 

 
Queridos amigos y bienhechores,

Hace ya 17 años, el futuro Benedicto XVI presentaba su visión del futuro de la Iglesia: entonces parecía muy pesimista. Preveía una tal fragmentación del Cuerpo Místico que quedaría reducido a un conjunto de pequeños grupos aún vivos, pero en medio de una decadencia generalizada.
“Tal vez debemos decir adiós a la idea de una Iglesia que reúne a todos los pueblos. Puede ser que estemos en medio de una nueva era de la historia de la Iglesia, constituida de un modo totalmente diferente, donde el cristianismo existirá más bien bajo el signo del grano de mostaza, en pequeños grupos aparentemente sin importancia, pero que vivirán intensamente para luchar contra el mal y sembrar el bien en el mundo…” [1]
“Se parecerá menos a las grandes sociedades, será más bien la Iglesia de las minorías, se perpetuará en los pequeños círculos vivos, donde gente convencida y creyente actuará según su fe. Pero es precisamente de ese modo que volverá a ser, como dice la Biblia, «la sal de la tierra»” [2]

Visión desastrosa del futuro de la Iglesia 

¿Esta visión es fruto de la sagacidad personal del cardenal Josef Ratzinger, o se inspira en otra fuente, como el secreto de Fátima? Sólo él puede saberlo. De todos modos, gradualmente y sobre todo después del Concilio, asistimos a la lenta desaparición de la Iglesia tal como se presentó durante al menos 1.500 años, es decir como una sociedad que impregnó profundamente toda la vida humana y todo el cuerpo social, procurando formar un todo profundamente armonioso con lo temporal, incluso si el poder temporal a menudo trató de avanzar sobre el poder espiritual de la Iglesia. Desde la Revolución francesa estamos viendo no solamente la desaparición de los dos poderes, sino también una voluntad incesante de combatir y de reducir la influencia tan beneficiosa de la Iglesia sobre la sociedad humana. Desde el postconcilio, con la disminución espantosa del número de las vocaciones sacerdotales, con la pérdida de cientos de miles de religiosos y religiosas que habían entregado su vida por Dios y el prójimo, esta presencia de la Iglesia en los colegios, en los hospitales, en la vida social y política, prácticamente ha desaparecido. No se toma ninguna medida seria para frenar esta desaparición catastrófica de la Iglesia de la sociedad. Ha quedado reducida a la sacristía. Y lo que es aún peor, en los países donde la Iglesia había prodigado sus beneficios, en países que antaño se llamaban cristianos, incluso las iglesias y las sacristías están vacías… Ya no estamos tan lejos de la visión casi profética del cardenal Ratzinger.
Pero a estos elementos exteriores se agregan otros, propios de la vida interna de la Iglesia. Son las señales de una debilidad ante un enemigo ya no exterior, sino a partir de ahora interior. Se disuelven cada vez más claramente la unidad de la fe y la unidad de gobierno en la santa Iglesia; en cuanto a la unidad litúrgica, con las aperturas realizadas por la nueva misa en la dirección a la “creatividad”, sobre todo con la multiplicación de las oraciones eucarísticas, hace ya tiempo que voló en mil pedazos. En lo referente a la moral, el último Sínodo sobre la familia es una trágica manifestación de la proliferación de opiniones contradictorias que reina en este ámbito, y que la autoridad parece ya no poder contener, cuando no es ella misma la que las favorece…
En medio de este desastre, señalado por muchos observadores, nadie duda que nuestra modesta Fraternidad aparece como “un pequeño grupo aparentemente sin importancia, pero que vive intensamente para luchar contra el mal y sembrar el bien en el mundo…” Si por una parte nos duele profundamente ver a la Iglesia desfigurada, por otra, cantamos todos los días el Magnificat por las maravillas que el Todopoderoso nos permite realizar todavía.

La familia cristiana

Quisiéramos darles en breves líneas un panorama del desarrollo actual de la Fraternidad, que a pesar de los golpes que recibe de todas partes, no cesa de transmitir la gracia de Dios, y fortificar las almas en su dura y peligrosa peregrinación hacia el Cielo. Desde hace mucho tiempo nos damos cuenta que se debe prestar una atención muy particular a la familia cristiana, hogar sagrado donde nacen los niños destinados no solamente a la vida sobre esta tierra, sino a la vida del Cielo. Hay algo aterrador y diabólico en el refinamiento de la crueldad que se está empleando para atacar este santuario, desde la vida del niño por nacer en el seno de su madre.
¡Ante el número de familias numerosas que cultivan serenamente la virtud y buscan la gloria de Dios sin descuidar, antes al contrario, sus deberes con el prójimo y la sociedad, no podemos sino dar gracias a Dios y admirar el trabajo tan eficaz de la gracia! Sí, queridas familias, aunque la vida cristiana conlleva sus exigencias, la ayuda de Dios, la gracia, nunca falta, sean cuales fueren las circunstancias que reclaman frecuentemente un cierto heroísmo de vuestra parte. Por el simple hecho de vuestras vidas cristianas y vuestros esfuerzos, dais la prueba de que esta vida incluso hoy es posible, y que quienes abandonan los mandamientos de Dios para buscar otros caminos más complacientes con el mundo moderno, son derrotistas que han perdido el espíritu de fe que debería animar a todo católico.

La escuela católica 

Esta vida de fe necesita ser protegida, y para poder desarrollarse requiere la escuela católica. Es algo que siempre ha constituido una preocupación mayor de la Iglesia, a tal punto que establece como obligación grave de los padres velar por la educación católica de sus hijos, amenazando, incluso hoy, con sanciones a los que falten a tal deber [3].
Estamos frente a una preocupación grave y muy concreta: ¿dónde encontrar hoy colegios auténticamente católicos, en donde la enseñanza de la fe penetre verdaderamente todas las disciplinas, establecimientos en los que se preparen los futuros padres y madres de familia a los combates necesarios en este mundo para conquistar el Cielo?
Por esta razón, uno de nuestros mayores esfuerzos se refiere a los colegios. A ellos consagramos, en el mundo entero, la mayor parte de nuestros recursos, tanto humanos como materiales. Y de hecho, un centenar de colegios, de diversos tamaños, forman para el mañana a miles de cristianos convencidos.

Los Ejercicios espirituales de San Ignacio

Si la familia y la escuela brindan una protección indispensable a los jóvenes en formación, ¿qué hacer para sostener a los que abandonan el hogar familiar y entran en el mundo? Nos preocupa grandemente la perseverancia de estos jóvenes adultos en el bien y la virtud, y la conservación de sus almas en estado de gracia en un mundo tan pervertido. Para ello no encontramos antídoto más fuerte que los Ejercicios espirituales de San Ignacio, que consideramos desde luego como uno de los mayores tesoros y medios de santificación puestos en nuestras manos – después del Sacrificio de la Santa Misa. Están hechos realmente para nuestro tiempo, y son capaces de dar el valor, la fortaleza y el heroísmo que requieren hoy todas las almas de buena voluntad. Por esta razón, invitamos instantemente a no descuidar tal medio. Sin duda alguna, consideramos los Ejercicios espirituales como una de las punta de lanza de la Fraternidad, y la causa de este verdadero milagro de la gracia que constituye hoy la vida cristiana.

El sacerdote y la Santa Misa

Pero la vida sobrenatural no sería posible sin el sacerdote, instrumento privilegiado, querido y elegido por Dios para difundirla en el Cuerpo Místico, en particular por el sacrificio de la Santa Misa. El vínculo íntimo que debe unir al sacerdote y la Misa, es el testamento que nos legó Mons. Lefebvre, pues la Misa es la fuente de toda santificación y el sacerdote, más aún que los demás, debe nutrirse en ella, para luego alimentar con ella a las almas que le están confiadas: Por ellos Yo me santifico, decía Nuestro Señor, para que ellos también sean santificados en la verdad” (Jn. 17, 19).
Este misterio constituye el corazón de nuestros seminarios. Velamos por ello con celoso cuidado, y atendemos a todo lo que puede servir para engalanar las ceremonias litúrgicas. La belleza de los signos exteriores refleja la sublimidad de los misterios por los que se opera nuestra Redención. De este modo, estas ceremonias, grandiosas e íntimas a la vez, son como un preludio del Cielo.
Tal es el gozo y el privilegio diario de nuestros cerca de 200 seminaristas, así como de los casi 40 preseminaristas repartidos en nuestros 6 seminarios en los 4 continentes. En los Estados Unidos, debido a su creciente número, nos hemos visto obligados a construir un nuevo seminario, en Virginia, que debería quedar techado en la próxima primavera.
A esto se agrega la construcción de bastantes iglesias, un poco en todo el mundo, lo cual muestra el dinamismo de la fe. ¡Sí, realmente, la fe puede mover montañas! Creo que sólo la fe puede explicar este fenómeno que supera las fuerzas humanas. Gracias a Dios, vuestro ardiente celo y constante generosidad hacen posibles tales obras. Os agradezco profundamente. Cuenten con la oración agradecida de los seminaristas, sacerdotes, religiosos y religiosas, que cada día piden a Dios que os retribuya tantos beneficios, al ciento por uno.
Que Nuestra Señora os mantenga en la caridad y en la paz, queridos amigos, y que su Corazón Inmaculado, os conduzca a la bienaventuranza eterna.

En la fiesta de la Presentación de Nuestra Señora, el 21 de noviembre de 2014
+ Bernard Fellay

[1] Le Sel de la Terre, Flammarion 1997, p. 16 (traducción de la redacción)
[2] Ibid. p. 214.
[3] Cf. Código de 1917, canon 2319, § 2-4; Código de 1983, canon 1366.
( Fuente:  http://www.dici.org/en/documents/carta-a-los-amigos-y-bienhechores-n-83/ )

Fátima: Misericordia y Justicia

Fátima: Misericordia y Justicia

El acontecimiento mas grande del siglo XX, un urgente llamado a la penitencia y al santo Rosario, un mandato incumplido, un secreto fundamental. 



domingo, 16 de noviembre de 2014

CALENDARIO LITURGICO TRADICIONAL DEL MES DE NOVIEMBRE DE 2014

CALENDARIO LITURGICO TRADICIONAL DEL MES DE NOVIEMBRE DE 2014



Día Festividad Color Clase Carta Evangelio
Sábado 1 Fiesta de Todos los Santos blanco Primera clase Ap 7,2-12 Mt 5,1 a 12
Domingo 2 Y Vigésimo primer domingo después de Pentecostés verde Segunda clase Ef 6,10-17 Mt 18,23-35
Lunes 3 Conmemoración de todos los fieles difuntos negro Primera clase 1 Co 15,51-57 Jn 5,25-29
Martes 4 San Carlos Borromeo, obispo y confesor blanco Tercera clase Si 44,16-27 | Si 45,3-20 Mt 25,14-23
Miércoles 5 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 6,10-17 Mt 18,23-35
Jueves 6 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 6,10-17 Mt 18,23-35
Viernes 7 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 6,10-17 Mt 18,23-35
Sábado 8 De los bienaventurados (parens sancta Salve) Virgen blanco Cuarta clase Si 24,14-16 Lc 11,27-28
Domingo 9 Vigésimo segundo domingo después de Pentecostés verde Segunda clase Sal 1,6-11 Mt 22,15-21
Lunes 10 St André Avellin, confesor blanco Tercera clase Si 31,8-11 Lc 12,35-40
Martes 11 San Martín, apóstol de las Galias, obispo y confesor blanco Tercera clase Si 44,16-27 | Si 45,3-20 Lc 11,33-36
Miércoles 12 San Martín 1, Papa y Mártir rojo Tercera clase 1 P 5,1-4 | 1 P 5,10-11 Mt 16,13-19
Jueves 13 St Didacus, confesor blanco Tercera clase 1 Co 4,9-14 Lc 12,32-34
Viernes 14 San Josafat, obispo y mártir rojo Tercera clase He 5,1-6 Jn 10,11-16
Sábado 15 San Alberto Magno, Obispo, Confesor y Doctor blanco Tercera clase 2 Tm 4,1-8 Mt 5,13-19
Domingo 16 Vigésimo tercer domingo después de Pentecostés verde Segunda clase Sal 3,17-21 | Sal 4,1-3 Mt 9,18-26
Lunes 17 San Gregorio el Taumaturgo, Obispo y Confesor blanco Tercera clase Si 44,16-27 | Si 45,3-20 Mc 11,22-24
Martes 18 Dedicación de la Basílica de San Pedro y San Pablo blanco Tercera clase Ap 21,2-5 Lc 19,1-10
Miércoles 19 Santa Isabel de Hungría, Viuda blanco Tercera clase Pr 31,10-31 Mt 13,44-52
Jueves 20 San Félix de Valois, Confesor blanco Tercera clase 1 Co 4,9-14 Lc12,32-34
Viernes 21 Presentación de la Santísima Virgen María blanco Tercera clase Si 24,14-16 Lc11,27-28
Sábado 22 Santa Cecilia, virgen y mártir rojo Tercera clase Si 51,13-17 Mt 25,1-13
Domingo 23 El pasado domingo después de Pentecostés verde Segunda clase Col 1,9-14 Mt 24,15-35
Lunes 24 San Juan de la Cruz, Confesor y Doctor blanco Tercera clase 2 Tm 4,1-8 Mt 5,13-19
Martes 25 Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir rojo Tercera clase Si 51,1-8 | Si 51,12-12 Mt 25,1-13
Miércoles 26 San Silvestre, abad blanco Tercera clase Si 45,1-6 Mt 19,27-29
Jueves 27 del día de la semana verde Cuarta clase Col 1,9-14 Mt 24,15-35
Viernes 28 del día de la semana verde Cuarta clase Col 1,9-14 Mt 24,15-35
Sábado 29 De los bienaventurados (parens sancta Salve) Virgen blanco Cuarta clase Si 24,14-16 Lc 11,27-28
Domingo 30 Primer Domingo de Adviento violeta Primera clase Rm 13,11-14 Lc 21,25-33

martes, 30 de septiembre de 2014

¿Y POR QUÉ NO UNA CRUZADA?

ANTE LA AGRESIÓN DEL EXTREMISMO ISLÁMICO ¿Y POR QUÉ NO UNA CRUZADA?

Por: Alejandro Ezcurra Naón
A medida que se van conociendo las horrendas masacres perpetradas por los terroristas del autodenominado “Estado Islámico” y congéneres contra cristianos del Asia Menor y África, crece la indignación en la opinión de Occidente. Y muchos comienzan a preguntarse si no debería convocarse una nueva Cruzada en defensa de esos pueblos, víctimas de una inédita guerra de exterminio en nombre de Alá.
La palabra “Cruzada” puede causar escalofríos a liberales, como también a católicos picados por la mosca del relativismo progresista. Unos y otros han procurado estigmatizarla asociándola al abuso, a la codicia, al afán de dominio político, etc. Pero felizmente el intento ha sido vano.
Si bien hubo cruzados indignos de ese nombre, el prototipo del Cruzado es uno solo: el Caballero cristiano, cuyo idealismo y virtudes mil veces comprobadas lo convirtieron en un paradigma, un modelo de hombre de honor perfecto y acabado, inigualado en la Historia.
Y de tal manera la gesta de las Cruzadas quedó asociada a los valores de la Caballería, que hasta hoy perdura en el imaginario de Occidente aureolada de merecido prestigio. Al punto que el mayor elogio que se puede hacer de las cualidades morales de un hombre es decir: “Fulano es un caballero”.

En el origen de las Cruzadas, la defensa de los cristianos oprimidos

Al contrario de lo que se quiere hacer creer, las Cruzadas nacieron como defensa de las poblaciones cristianas en situación de debilidad, frente a las agresiones, abusos y vejámenes sin cuenta cometidos contra ellos por los musulmanes (en todo similares a los que comete hoy el “Estado Islámico”).
La noticia de esos abusos movió al Papa Urbano II a convocar en 1095 el Concilio de Clermont, al que asistieron 300 obispos y miles de nobles. Allí, el relato de la terrible situación de los peregrinos y habitantes cristianos de Tierra Santa, agredidos y oprimidos por el poder musulmán, y de las profanaciones contra los lugares santos, determinó que al grito de Deus vult!(“¡Dios lo quiere!”), un viento de coraje y decisión recorriese las filas de los caballeros presentes, y se propagara enseguida por Francia y Europa.
Miles decidieron hacer un voto de Cruzada y partir para Tierra Santa. Nació así la primera Cruzada, que culminaría victoriosamente en 1099 con la conquista de Jerusalén, arrebatada a los egipcios por el legendario Godofredo de Bouillon y la flor de la nobleza francesa.

Una gesta impulsada y protagonizada por santos de la Iglesia

Los críticos de las Cruzadas, ávidos de encontrarles defectos, olvidan que lo esencial de esa gesta fue la justicia de su objetivo, servido por la santidad de sus impulsores y protagonistas. Santo fue el propulsor de la Primera Cruzada, el Bienaventurado Urbano II; santo fue el Doctor Melifluo,San Bernardo de Claraval —a quien se debe la bellísima oración del “Acordaos…”—, que les dio la regla de vida a los Caballeros Templarios, incluyendo el famoso voto de no retroceder en el campo de batalla; santos fueron los reyes Cruzados San Luis IX de Francia (¡que comandó no una, sino dos Cruzadas!) y su primo español, San Fernando III de Castilla, que con ímpetu arrollador recuperó en pocos años media España a los moros, incluyendo Córdoba y Sevilla.
JPEG - 30.5 KB
San Juan de Capistrano. Es generalmente representado con la bandera con la que animó a luchar a los soldados cristianos en el cerco del Belgrado.
Santo fue también el heroico fraile franciscano San Juan de Capistrano, llamado “el padre piadoso”, que a riesgo de su vida alentó a los cruzados en pleno campo de batalla y contribuyó decisivamente a la victoria contra los turcos en Belgrado (1456); santo fue asimismo el Papa San Pío V, organizador de la gran cruzada naval que, en el Golfo de Lepanto, en 1571 quebró definitivamente el poderío naval de los turcos; santo fue igualmente el Bienaventurado Inocencio XI, que convocó la Cruzada contra los turcos que asediaban Viena (1683). Con él cooperó en la empresa otro beato franciscano, Marcos de Aviano, quien ayudó a organizar el victorioso ejército cristiano que, tres veces inferior en número (60 mil contra 180 mil), derrotó a los turcos y acabó para siempre con la amenaza terrestre otomana sobre Europa central.
Podríamos citar aún muchos otros santos con espíritu de cruzados, como el caritativo San Vicente de Paul, que impulsaba un proyecto de Cruzada al norte de África para acabar con los piratas y secuestradores magrebinos, cuando le sorprendió la muerte.

San Francisco de Asís defiende las Cruzadas e insta al sultán a convertirse

Alguien podrá objetar: “No entiendo a Juan de Capistrano y a Marco de Aviano. ¿Cómo es posible que pacíficos santos franciscanos se envuelvan en una Cruzada? ¿No es contradictorio con su vocación de hombres de paz?”.
Respondemos: ¡de ninguna manera! Estando la Cristiandad en peligro, ¿qué más lógico que defenderla y apoyar a los que la defienden? Tanto es así que el mismo San Francisco de Asís dio el ejemplo a sus frailes: élacompañó al Rey San Luis en la séptima Cruzada y tuvo el coraje deproclamar su legitimidad… ¡delante del propio sultán de Egipto!
Este lance de santa osadía ocurrió en 1219, cuando el sultán Malik al-Kamil recibió a San Francisco en Damieta. Así narra el episodio su compañero de incursión, Fray Illuminato:
“El Sultán le presentó [a San Francisco] otra cuestión: «Tu Señor enseña en los Evangelios que no se debe devolver mal por mal, y que incluso no debes negar el manto a quien quiera quitarte la túnica. Por tanto, ustedes los cristianos no deberían invadir nuestras tierras».
“A lo que le respondió el Beato Francisco:
«Me parece que no has leído todo el Evangelio. En otros pasajes, en verdad, está dicho: ’Si tu ojo te es ocasión de pecado, arráncatelo y arrójalo fuera de tí’. Con esto Jesús quiso enseñarnos que en el caso de haber un hombre o pariente, por más querido que sea para nosotros, aunque fuese tan querido como la niña de nuestros ojos, si nos tentara para apartarnos de la fe y del amor de nuestro Dios debemos estar resueltos a separarlo, a alejarlo, a erradicarlo de nosotros. Por todo esto, los cristianos obran según la justicia cuando invaden vuestras tierras y les combaten, pues ustedes blasfeman del nombre de Cristo y porfían en apartar de la religión de Él a todos los hombres que pueden. Sin embargo, si tú quieres conocer, confesar y adorar al Creador y Redentor del mundo, te amaré como a mí mismo».
“Todos los presentes quedaron tomados de admiración por su respuesta” [1].
JPEG - 101.8 KB
San Francisco delante el Sultán Malik al-Kamil. Fra Angelico ca. 1429, Lindenau Museum, Altenberg.
* * *
Los Santos son propuestos por la Iglesia como modelos a imitar. Cuando hasta el mismo San Francisco de Asís justifica plenamente, en nombre del Evangelio, la Cruzada contra quienes utilizan la violencia para arrancar de las almas la fe de Jesucristo, nada impide en principio que los católicos lo imitemos. Es lo que nos enseñan la doctrina de la Iglesia y el ejemplo de sus santos.
Siendo así, ¿no será una Cruzada lo que Dios pide en este momento a las naciones occidentales y aún cristianas, para atajar el extremismo islámico y evitar al mundo males mayores?

[1“Fonti Francescane”, Sección Tercera, Otros testimonios franciscanos, N° 2691, disponible en http://www.ofs-monza.it/files/altretestimonianzefrancescane.pdf

TOMADO DE http://eccechristianus.wordpress.com

CALENDARIO LITURGICO TRADICIONAL DEL MES DE OCTUBRE DE 2014

CALENDARIO LITURGICO TRADICIONAL DEL MES DE OCTUBRE DE 2014

Día Festival Color Clase Carta Evangelio
Miércoles 1 del día de la semana verde Cuarta clase Ep 3,13-21 Lucas 14,1-11
Jueves 2 Fiesta de los Santos Ángeles Custodios blanco Tercera clase Ex 23,20-23 Mt 18,1-10
Viernes 3 Santa Teresa del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia blanco Tercera clase Is 66,12-14 Mt 18,1-4
Sábado 4 San Francisco de Asís, Confesor blanco Tercera clase Ga 6,14-18 Mt 11,25-30
Domingo 5 Domingo XVII después de Pentecostés verde 2 ª clase Ef 4,1-6 Mt 22,34-46
Lunes 6 San Bruno, Confesor blanco Tercera clase Si 31,8-11 Lc 12,35-40
Martes 7 Fiesta de Nuestra Señora del Santo Rosario blanco 2 ª clase Pr 8,22-24 | Pr 8,32-35 Lc 1,26-38
Miércoles 8 Santa Brígida de Suecia, viuda blanco Tercera clase 1_Tm 5,3-10 Mt 13,44-52
Jueves 9 San Juan Leonardi, confesor blanco Tercera clase 2_Co 4,1-6 | 2_Co 4,15-18 Lucas 10,1-9
Viernes 10 San Francisco de Borja, Confesor blanco Tercera clase Si 45,1-6 Mt 19,27-29
Sábado 11 Maternidad de la Santísima Virgen María blanco 2 ª clase Si 24,23-31 Lc 2,42-51
Domingo 12 Decimoctavo Domingo después de Pentecostés verde 2 ª clase 1_Co 1,4-8 Mt 9,1-8
Lunes 13 San Eduardo, rey de Inglaterra, confesor blanco Tercera clase Si 31,8-11 Lc 12,35-40
Martes 14 San Calixto 1, Papa y mártir rojo Tercera clase 1 Pe 5,1-4 | 1 Pe 5,10-11 Mt 16,13-19
Miércoles 15 Santa Teresa de Jesús, virgen blanco Tercera clase 2_Co 10,17-18 | 2_Co 11.1-2 Mt 25,1-13
Jueves 16 St. Hedwig, viuda blanco Tercera clase Pr 31,10-31 Mt 13,44-52
Viernes 17 Santa Margarita María Alacoque, virgen blanco Tercera clase Ef 3,8-9 | Ef 3,14-19 Mt 11,25-30
Sábado 18 San Lucas Evangelista rojo 2 ª clase 2_Co 8,16-24 Lucas 10,1-9
Domingo 19 Decimonoveno Domingo después de Pentecostés verde 2 ª clase Ef 4,23-28 Mt 22,1-14
Lunes 20 St John Cantius, Confesor blanco Tercera clase Sg 2,12-17 Lc 12,35-40
Martes 21 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 4,23-28 Mt 22,1-14
Miércoles 22 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 4,23-28 Mt 22,1-14
Jueves 23 San Antonio María Claret blanco Tercera clase Hb 7,23-27 Mt 24,42-47
Viernes 24 San Rafael Arcángel blanco Tercera clase Tb 12,7-15 Jn 5,1-15
Sábado 25 De los bienaventurados (parens sancta Salve) Virgin blanco Cuarta clase Si 24,14-16   Lc 11,27-28
Domingo 26 Fiesta de Cristo Rey blanco Primera clase Col 1,12-20 Jn 18,33-37
Lunes 27 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 5,15-21 Jn 4,46-53
Martes 28 Santos Simón y Judas, apóstoles rojo 2 ª clase Ef 4,7-13 Jn 15,17-25
Miércoles 29 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 5,15-21 Jn 4,46-53
Jueves 30 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 5,15-21 Jn 4,46-53
Viernes 31 del día de la semana verde Cuarta clase Ef 5,15-21 Jn 4,46-53